Volver a la lista

Protegerse de las heladas

El invierno está a la vuelta de la esquina. Las temperaturas bajan y muy pronto harán acto de presencia las primeras heladas, que cubrirán con su manto nuestros cultivos y nuestros delicados árboles. Los rigores invernales no cuajan bien con nuestras plantaciones, por lo que para evitar los efectos del frío extremo, nada mejor que regalar a sus plantas unos grados extra de temperatura.

Velos de hibernación protectores

Ante los primeros indicios del invierno, las plantas más frioleras y los árboles más frágiles, cómodamente protegidos por un velo de hibernación, disfrutarán de unos preciosísimos grados de más. Este liviano velo de polipropileno sin tejer es permeable al aire y al agua, lo que evita la deshidratación de las plantas. Además, también permite el paso de la luz, con lo que genera un efecto invernadero ideal para una buena protección en invierno.

De este modo, protegerá sus plantaciones de las heladas, así como los botones de las plantas resistentes que florecerán en primavera. En cambio, las plantas que peor toleran el frío (cítricos, adelfas, olivos, palmeras, etc.) deben aislarse totalmente del hielo, o hibernar, ya que el velo de hibernación no garantiza una protección suficiente en el caso de las plantas más frágiles. Sin embargo, si el invierno no es excesivamente riguroso y el frío no se prolonga demasiado tiempo, es posible agrupar las plantas frágiles junto a un muro de la casa y protegerlas con un velo de hibernación colocado a modo de pantalla. De este modo ganará 3 o 4 °C en relación con la temperatura registrada a cubierto en el centro del jardín, unos grados que pueden marcar la diferencia entre la vida y la muerte en el caso de las especies más delicadas.

Además, este velo ofrece una excelente protección contra las inclemencias, como el granizo. Durante el invierno, recomendamos revisar el tensado del velo de hibernación y ventilar el interior.  Es importante que no esté demasiado pegado a las plantas para evitar la putrefacción.

  • Protegerse de las heladas

    En marzo-abril, es importante proteger las floraciones, ya que determinados arbustos sufren especialmente con las heladas tardías, que pueden matar los brotes jóvenes y los botones florales (tierra de brezo, como los rododendros precoces y las camelias). Acuérdese también de sus frutales en maceta, ya que una sola noche fría puede bastar para arruinar toda la floración.

    En abril-mayo, una vez despejado el riesgo de heladas, retire el velo de hibernación y los demás protectores invernales. A partir de entonces, los rayos del sol podrán volver a bañar sus plantas.

    Elija la mejor protección entre nuestra oferta de velos de hibernación

    - Fundas para plantas y arbustos frágiles: Hivertex

    - Protección para plantas y arbustos en maceta: Hiversac

?>