Volver a la lista

Herramientas para el jardín : termómetro y pluviómetro

Aunque un invernadero puede reportar grandes beneficios a cualquier horticultor, es fundamental tener presentes determinados parámetros para favorecer el correcto desarrollo de las plantas. Y uno de ellos es la temperatura. Ni demasiado alta ni demasiado baja: hay que encontrar el punto justo para garantizar el buen crecimiento de las plantas. Igual como el agua: ni poca ni mucha. Por este motivo, termómetro y pluviómetro se convertirán en herramientas indispensables para que reine la tranquilidad en el huerto o el jardín.

Plantaciones con la temperatura correcta

En invierno, cuando peor lo pasan las plantas con la llegada de temperaturas bajo cero, el invernadero se convierte en la mejor protección contra el hielo. En función de los materiales utilizados, resultará más o menos difícil alejar el frío del exterior y mantener el calor en el interior.

Asimismo, en función del origen de las plantas, la temperatura fotosintética óptima será diferente.
- En el caso de las plantas de regiones templadas, su temperatura máxima se sitúa entre 15 °C y 25 °C.
- En el caso de las plantas de origen tropical, su temperatura máxima se sitúa entre 30 ℃ y 45 °C.

Los límites de la tolerancia al frío y al calor también varían en función del origen de las plantas.
- De -2 °C a 0 °C y de 40 °C a 50 °C en el caso de las plantas de regiones templadas.
- De +5 ℃ a 7 ℃ y de +50 °C a 60 ℃ en el caso de las plantas tropicales.

Es importante medir la temperatura del entorno de las plantas con precisión. Elija un termómetro que marque las temperaturas mínimas y las máximas, para poder anticiparse y proteger sus plantas de la mejor forma posible. La gama de termómetros Celsius incluye un amplio abanico de diseños. Para evitar lecturas falsas, colóquelo siempre lejos de cualquier fuente de calor o de corrientes de aire.

  • Herramientas para el jardín : termómetro y pluviómetro

    Sepa siempre cuánto ha llovido

    Evidentemente, el agua es un factor decisivo para el buen crecimiento de las plantas. Pero, ¿cómo saber si sus plantas han recibido suficiente agua? Seguramente se habrá planteado esta pregunta en más de una ocasión. Para saber la respuesta, nada mejor que instalar un pluviómetro en el jardín.

    La gama de pluviómetros Pluvio le ofrece un gran abanico de opciones: puede clavarlo en el suelo, colgarlo de un tutor o instalarlo en una posición elevada sobre un pie metálico. 

    Instálelo en un lugar apartado y, si es posible, anote los datos todos los días. Después de cada medición, enjuague el depósito del pluviómetro y retire todas las hojas o ramitas que pueda contener, para obtener siempre un resultado fiable. Y para evitar la evaporación, coloque el pluviómetro a la sombra y tan protegido del viento como sea posible.

    Ejemplo del agua necesaria para determinadas plantas:
    - Verduras/poca agua: patata, espárrago, ajo, cebolla, alcachofa, zanahoria
    - Verduras/agua abundante: lechuga, tomate, col y todas las plantas de tallo alto y fruto grande, como el melón, el pepino, la judía o el pepinillo
    - Plantas/poca agua: romero, lavanda, boj, uña de gato o tamariz
    - Plantas/agua abundante: sauce, fresno, álamo, arraclán

    Observe las características de su jardín para fijarse en cómo evoluciona el sol en sus parcelas. ¿Cuáles son las zonas de sombra o de sol? ¿Y las sombras proyectadas? Un buen conocimiento de los entresijos de la climatología le ayudará a elegir las plantas que mejor se adapten a su entorno. Disponer de información contrastada le permitirá saber cuándo y dónde debe plantar, regar o instalar protecciones.

    Contemple cómo crece la naturaleza y fíjese en las pistas que le ofrece: ahí están las claves para un crecimiento óptimo de sus plantas.

?>