Volver a la lista

Las semillas

Aunque los rastros del frío continúan muy presentes a nuestro alrededor y la nieve no queda todavía tan lejos, la vida regresa poco a poco al jardín. Por lo tanto, es el momento ideal para empezar a trabajar en los semilleros.

¿Dónde, cuándo y cómo preparar los semilleros?

Cada planta necesita un nivel de calor diferente, por lo que a veces habrá que sembrar en interior (en cajas, bandejas o macetas), a cubierto (en cajas o túneles) o en el exterior. Tanto en interior como en exterior, es importante saber cuál es el mejor soporte para cada tipo de planta. Si quiere llegar lejos, siga nuestros expertos consejos. 

Semilleros en el exterior y a cubierto

Tiene la posibilidad de realizar semilleros tempraneros (remolacha, zanahoria, apio, col, lechuga, nabo, pino, guisante, rábano, tomate, etc.), siempre que estén protegidos y que seleccione variedades aptas para los cultivos precoces. Tanto en cajas como en túneles de plástico, a lo largo del día el cristal y el plástico absorberán los rayos de sol para aumentar la temperatura del interior, lo que ayudará a las plantas a ganar unas dos semanas, especialmente en el caso de las verduras más resistentes.

- La caja es el sistema más clásico. Consta de una estructura (de madera, metal o ladrillo) cubierta por una placa transparente (de cristal o plástico), que puede abrirse y cerrarse rápidamente (para facilitar la ventilación y el riego). Sin fondo e instalada directamente en el suelo, permite sembrar sobre una densa capa de tierra o bien en bandejas dispuestas en el interior de la caja.

¿Qué hay que sembrar? Lechugas, rábanos, puerros, coliflores... Las verduras más resistentes se sentirán como en casa. También puede colocar flores y tomateras en el interior de la caja, pero solo durante el día y si hace buen tiempo.

Consejo útil: si existe riesgo de helada por la noche, utilice un rollo de paja de arroz para cubrir las cajas y proteger así los semilleros.

- Los túneles ofrecen una luminosidad excelente y una gran protección de los semilleros y los brotes contra el frío. No garantizan una defensa total contra el frío, pero sí contra las corrientes de aire y la humedad.

Son muy fáciles de utilizar y pueden instalarse rápidamente encima de los semilleros si llega el frío durante el día o la noche. En estas situaciones, recuerde que las verduras pueden sufrir estrés y tener problemas para germinar o desarrollarse. Fácil de instalar y de trasladar, para ventilar los cultivos solo tendrá que levantar la protección de plástico de uno de los lados, lo que le ayudará a evitar problemas de putrefacción y el riesgo de golpes de calor en caso de días muy soleados a lo largo del invierno (KIT CLIMAFILM PRO).
- Para cubrir plantas más grandes, como el maíz, puede utilizar los protectores de plástico perforados (CLIMAIR FILM liso). El protector de plástico actúa como un pequeño invernadero durante las primeras semanas de brotación y protege del hielo a la planta, que puede crecer antes e incluso atravesar el protector de plástico para ir ganando altura.

Consejo útil: una de las técnicas más utilizadas en los cultivos comerciales para proteger los semilleros, acelerar los cultivos y cosechar antes las verduras consiste en instalar en el suelo y encima de los semilleros una tela sin tejer, que favorece la germinación de las semillas y el crecimiento de las plantas. Además, esta tela sirve de protección contra los insectos y las tormentas.

Ahora, ya solo queda empezar a sembrar... Y una pizca de paciencia para ver florecer su huerto y su jardín bajo los rayos del sol.

  • Las semillas

    Semilleros con el calor justo

    Aunque fuera todavía esté helando, recomendamos sembrar las primeras semillas al final del invierno, para adelantar las cosechas, procurando siempre que cada semillero reciba suficiente luz. 
    Las plantas originarias de climas tropicales reclaman una especial atención en este sentido. Asimismo, en el caso de los tomates, las berenjenas o las begonias, lo mejor es empezar con los semilleros al final del invierno en lugar de esperar a que llegue el buen tiempo y suba la temperatura.
    Instale sus semilleros en un lugar cálido, en un espacio a cubierto que reciba calor.

    - En bandeja, en el caso de las verduras que deben plantarse (col, puerro) o cultivarse (rábano negro) con unos pocos centímetros de tierra. Este sistema resulta adecuado también para berenjenas o tomates, que podrán alcanzar así su máximo esplendor. (KIT PLANTING).

    Si no dispone de invernadero o de porche calefactado, también es posible instalar un miniinvernadero calefactado (HEATING GROW) para obtener una aportación de calor extra.

     - En maceta:  las macetas GROWING POT resultan ideales para las plantas que deben permanecer más tiempo en el semillero hasta su trasplante al exterior, enraizadas en su terrón.  En este caso, tendrá que sembrar tantas macetas como plantas necesite. ¿Qué hay que sembrar? Las plantas con semillas grandes, que crecen deprisa y que toleran mal el trasplante, y de las que sólo necesitamos un número reducido: berenjenas, pepinos, pepinillos, calabacines, melones, sandías, tomates, etc.

    Consejo útil: sembrar 3 o 4 semillas grandes o de 5 a 7 semillas pequeñas en una maceta y conservar sólo la planta que crezca mejor. La maceta GROWING POT es biodegradable (fibra de madera) y puede trasplantarse directamente al suelo.

    La importancia de la geografía: en los territorios más cálidos, estas plantas pueden sembrarse directamente en el suelo, siempre y cuando la tierra tenga una temperatura suficientemente alta.

    - En bandeja: la SQUARE es ideal para un semillero con muchas plantas o para un grupo de plantas idénticas. La bandeja resulta perfecta para los tomates y las flores de parterre si queremos obtener un buen número de ejemplares (petunia, begonia o alegría).

    Las semillas deben distribuirse por la superficie de manera homogénea. Para no sembrar con demasiada densidad, las semillas más pequeñas deben mezclarse con arena fina. A continuación, debe cubrirlas con una fina capa de tierra y echar agua para facilitar el crecimiento.
    Una vez consolidados los brotes, se recomienda trasplantarlos a macetas antes de plantarlos definitivamente en el suelo.

    Consejo útil: no siembre las semillas demasiado juntas y, si desea sembrar diferentes semillas en una misma bandeja, combine especies diferentes, como por ejemplo flores y verduras.

?>